Wednesday, August 23, 2006

STRANGERS ON THE METROBUS

ADVERTENCIA: El siguiente post esta clasificado NC-17 Para mayores de 17 años, se recomienda discreción debido a los temas tratados en el.( O sea, niños, denle un codazo a sus papas, porque ya llego la hora chimenguenchona…)

Lo que voy a contar es real, no lo invente, no es una historia imaginaria o una farsa, me sucedió a mí unas horas antes de subir esto, y como estoy algo sacado de onda, tengo que sacarlo de mi sistema y pos’ ni modo, compartirlo con ustedes, si quieren, aun están a tiempo de ignorar el post.

QUERIDO PENTHOUSE…digo…QUERIDO BLOG:

Me considero un tipo, no necesariamente común y corriente, pero tampoco del montón, aunque no hago nada para llamar la atención a propósito, de alguna forma la consigo, por lo mismo lo extraño de mi relato, ya que este tipo de cosas NUNCA ME PASAN…hasta hoy.

Se que las mujeres me encuentran atractivo, hay gente para todo, ¿verdad? No me considero un galanazo ni mucho menos el tipo de hombre que levanta pasiones nacidas del puro instinto animal en las hembras de la especie, además, soy increíblemente tímido, y eso no ayuda.

Más, sin embargo, en estos tiempos extraños y en esta ciudad caótica, todo puede suceder.

Quiero aclarar que, por lo general no me gusta hablar de mi (escasa) vida sentimental y los que me conocen saben, y para que ustedes que no me conocen tan bien sepan, que tampoco ando presumiendo mis (pocas y esporádicas) aventuras sexuales, me siento incomodo al hacerlo (a menos que este MUY borracho) y siento que incomodo a quien me escucha al hacerlo, pero en este caso, es demasiado raro como para guardármelo.

Mi relato comienza cuando me dirijo al trabajo, mi hora de entrada es a las 23:00 (como ya había mencionado en otros posts, trabajo de noche y duermo de día), pero, desde hace un par de semanas, el caos vial creado por los plantones de AMLO ha hecho que mas personas utilicen mi único medio viable de acceso a mi trabajo, El Metrobus.

Al trabajar exactamente sobre Avenida Insurgentes, simplemente lo tomo en la estación de Glorieta de Insurgentes y me bajo en Teatro Insurgentes y presto, ya estoy en mi trabajo sin mayores problemas.

Como comentaba, de un tiempo para acá, mas gente de lo normal esta usando El Metrobus y eso ocasiona aglomeraciones para entrar y unidades llenas hasta el tope por varias estaciones, inclusive he tenido que salir muchísimo mas temprano de mi casa para evitar llegar tarde.

El día de ayer hice lo propio, llegue al andén y espere como 15 min. A que llegara mi transporte, cuando llego, con la pena, entre a base de empujones y me coloque donde pude, no podía darme el lujo, cronológicamente hablando, de esperar el siguiente (Prefiero llegar demasiado temprano que a la mera hora, tengo una reputación y un record de asistencia que proteger)

Entre por la puerta principal, la doble y como las proverbiales sardinas enlatadas, continuo el recorrido por varias estaciones, el ascenso y descenso de pasajeros me fue empujando al espacio reservado para pasajeros en silla de ruedas, en el cual, esperaba yo, pudiera leer y aprovechar el tiempo del trayecto, pero no me fue posible por la cantidad de gente que me rodeaba, así que me resigne a solo escuchar música en mi walkman y esperar a que la cantidad de gente disminuyera o llegase yo a mi estación.

De entre toda esta gente, a espaldas de mi había una chica, la había visto cuando entre, y la verdad me fue un poco subcutánea por que definitivamente no era mi tipo, si, ya se que embellecería la historia si dijera que era un súper bombón guapísima y buenísima, pero la verdad no es esa, no era necesariamente fea, delgada, con rasgos como de indígena norteamericana, onda apache, tenia un “piercing” en la nariz, edad indefinida, pero mas joven que yo.

Y no, definitivamente no era hombre, 100% seguro (como si no los conociera, mondrigos…)

Como decía, se encontraba ella detrás de mi y yo, ocupado de mis asuntos y oyendo mi música, cuando de pronto, sentí en mi espalda la inconfundible forma de un par de senos femeninos (pequeños, como dije era delgada).

Mi primer pensamiento fue “Bueno, hay mucha gente, es obvio que va a haber este tipo de contactos no buscados, es agradable, pero mejor no le busco” y me hice un poco hacia delante, para no incomodarla.

Así lo hice, procure mantener distancia entre ambos cuerpos, mas sin embargo, no me fue posible, el contacto era constante, y a ella no parecía importarle, por primera vez en el trayecto, pensé: “If she dont mind, I dont mind” (o sea “Si a ella no le importa, a mi tampoco”).

El maremagno de gente comenzó a disminuir a partir de la estación “Chilpancingo” y pude cambiar de posición, quede dando la espalda a la ventana de esa misma área y ella quedo enfrente de mí.

Pensé “que bueno, no quiero que esta chava piense que me estoy aprovechando de la situación”

Porque si, puede que sea un lángaro, gañan, lépero, guarro, patán, tunante y labregon, y también un facilote, guilo, pirujo y un hombrezuelo, pero eso de andar de agarra-nalgas en el metro es caer muuuuuy bajo, y además en ese aspecto, no me gusta tomar nada que no se me ofrezca. Esta bien que hace un rato que no veo claro, pero no he llegado a esos niveles de desesperación (y si llego, tienen mi permiso para darme un tiro).

OK...el nivel de gente no había bajado tanto como para tener libertad de movimiento, ella seguía frente a mi (note que traía su ipod) y, cautelosamente, aprovechando los movimientos del vehículo, se fue acercando cada vez mas hasta que…bueno hasta que el arrimòn era demasiado obvio.

Reaccione físicamente como cualquier hombre que se digne de serlo lo haría, digo, no soy de piedra…aunque por la situación, parte de mi si se sentía como si lo fuera.

En verdad no podía o no quería moverme, por un buen rato volví a aplicar el: “If she dont mind, I dont mind”, pero en el fondo me decía a mi mismo: “Es MUY notorio que le estoy arrimando el camarón, se va a enojar y me va a armar un pancho y yo no quiero esto, me voy a hacer a un lado o mas para atrás”

Lo hice o mejor dicho, lo intente lo mejor que pude por la falta de espacio, no había forma alguna de que no notara lo que ella estaba causando en mi, pero allí fue cuando me di cuenta de que, definitivamente, lo que acontecía no era accidental.

Se acomodaba, se movía ligeramente de un lado al otro…sip…lo estaba disfrutando.

Estábamos…kemosabe…

Lo irreal de la situación me confundió, esto no me pasa a mí, estas cosas no pasan en la vida real, son tramas baratas de historias eróticas aun mas baratas…y por lo mismo, no sabia exactamente como reaccionar: ¿Le sigo el juego? ¿Voy más allá? ¿Me hago el Occiso? ¿Y si no es lo que pienso y quedo como un maldito pervertido urgido? ¿Si me cambio de lugar?

No sabía hasta que nivel llegaría la situación, hasta que sucedió algo aun más inesperado. Ella se hizo a un lado ligeramente y puso su mano atrás de ella muy, muy cerca de Mr. Happy © rozándolo varias veces.

Por un momento me invadió el pánico, creí saber que tramaba.

Sacando lo amazona feminista, me tomaría de los aguacates y los apretaría fuerte y dolorosamente para darme una lección por andar de aprovechado y depravado, si era eso lo que planeaba, no me quedaba otra mas que apretar los dientes y recibir mi castigo por leer mal las señales.

Como cantaba el borracho: La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida (Ay, Dios)

No paso lo que temía, sino lo que están pensando.

Se disiparon mis dudas y respondí como pude, y como solo tenía a la mano su trasero, nos acariciamos mutuamente por varios minutos hasta que, digamos, la presión en mis pantalones disminuyo.

(OK gente, intento ser lo menos grafico posible, ténganme paciencia)

Aun después de eso, continuo tocándome y yo a ella (cabe mencionar que no cruzamos palabra ni nos vimos a la cara durante todo el trayecto) hasta que llego a su estación, se subió la capucha de su sudadera y salio. Aun había mucha gente y no pude ver más de ella cuando salio, una estación después me baje y me dirigí a mi trabajo.

¿Qué chingados fue eso? No lo se, lo digo y lo repito, a mi no me pasan esas cosas y dudo que me vuelvan a pasar.

¿Fue a caso el calor y la presión de los cuerpos del Metro bus, la incógnita que ofrece el mar de gente que impulsa a una persona a abandonarse como individuo y dejarse llevar por los instintos, aprovechando el anonimato y hacer lo que no se atrevería en otro lugar, en otro momento?

No se si tengo una respuesta, lo que tengo son muchos sentimientos encontrados.

Por un lado mi ego esta por la estratosfera, y ando medio acelerado por las endorfinas liberadas.

Por otro lado me siento algo usado, que eso sucedió solo por que estaba yo allí y cualquiera pudo haber servido para los fines encontrados, lo cual no me hace sentir nada especial.

Pero mas que nada, y lo repito, estoy bien confundido, mi mundo dio un giro extraño e inesperado y me tengo que adaptar a la idea de que estas cosas SI pasan…y me pasan a MI.

Woha…

Ai’ nos Bloggeamos en la semana, y perdón si incomode a alguien.







5 comments:

Tavo said...

esta podra ser el principio de una nueva etapa en tu carrera, ademas de "Hunk Solo"y "Hangy Longfellow" podrias considerar "Long Jeremy" "Maple Nutsack" "Yusûk Madick" o en caso de que te pase algo parecido a la altura de Londres "Ben Dover" o "Grim Anckleholder"

Undertaker said...

CHALE!!! QUE PASA EN ESTA CIUDAD, DONDE AHORA NADIE PUEDE SALIR CON CAMINO A SU TRABAJO SIN SER MANOSEADO EN EL CAMINO.

ESTO BIEN PODRIA SER "EL METROBUS DEL AMOR" O LA BAJA PASION jeje.

SALUDOS!!!

TOMCODY75 said...

¿"Maple Nutsack"?

¿de que caraxos hablas?

....

¿y como sabes lo que sucede en la calle de Londres, marinero?

Ademas ya tengo varios nombres de Actor Porno:

1- El clasico, formado por el nombre de mi primer mascota y de la calle en donde creci: UTHER PEDRAZA
2- El que una vez me genero una pagina de internet: HUGH COX
3- El que yo mismo me invente: XANDER XERXES (Tiene 3 x's...clever, huh?)

Blackpaco said...

Carnalito... bienvenido al maravilloso mundo del transporte público!

Por qué crees que creo ser el único barón del mundo que con 30 primaveras a su espalda no ha aprendido a manejar?

Ya en serio; pues sí, m'ijo, esas cosas pasan... y otras más que luego te platico. Te felicito y ojalá se te repita.

Suerte.

El Paco.

Nobru said...

Ah maldito cochino!!

... ¿A que hora dices que se subio la horny apache?